Un nanai

Ymode

Esta semana fue super intensa en la pega, me pidieron que sacara un proyecto en un par de días asique, así lo hice, y hoy, pude estar relajada frente al computador, ayudando con algunos detalles pero pude decir «meta cumplida».

Asique, decidi salir un poco mas temprano -con los respectivos permisos, obvio- y hacerme un cariñito, cortarme el pelo porque ya me estaba pareciendo al Tío Cosas.  La semana pasada, mi peluquero de turno (porque por años fui a uno que en estos momentos es imposible de pagar, y de llegar en micro, jajajaj) me mando un sms avisándome de su nueva dirección, asique, parti para allá, le dije : déjame el pelo lindo, y na’ a hablar de la vida con el, mientras me cortaba el pelo.

Pucha que salí contenta de la peluquería, creo que hasta se me ve mas claro el pelo (no me hice reflejos ni nada de eso), y como me peinaron (no un peinado de fiesta, pero bastante mas de lo que suelo peinarme diariamente yo) me faltaba poco para creerme princesa!. Claro, lo de la realeza me duró poco, porque llegue a la casa de piquero a cocinar algo y a trabajar…. el pituto es fecundo y aunque algunos pagan poco, no hay que mirarlos en menos.

2 comentarios en «Un nanai»

  1. Eso de que algunos pagan poco no me llegó ah, te aviso altiro. jajajajajaj
    ¿Como te cortaste el pelo? como la Beckham? y quedaste más rubia todavía?? si ya andabas como Paris!

    Yapo muéstrate.
    😀

  2. jajaaj no po lesa, tu eres de las que pagan bien los pitutos (cuando me pasas alguno, ah?!)

    Nah… me corte el pelo normal no mas… en la oficina nadie se dio cuenta, solo la secre, tipico de nosotras que nos fijamos en eso, los hombres na!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 5 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.

A %d blogueros les gusta esto: