Síndrome de manguito rotador

Cada vez que digo manguito rotador, lo encuentro tiernito, el nombre es como aaaaawww, pero la verdad, no tiene nada de amoroso.

Aun no se como comenzó todo… solo se que pasé de “siento algo raro en el hombro” a “no soy capaz de peinarme, lavarme el pelo, o poder ponerme o sacarme la ropa”, cuando llegué a ese punto, decidí que no era un simple tirón y fui al doctor.

Me dijo de inmediato que era síndrome de manguito rotador, pero me mandó a hacer una resonancia magnética para confirmarlo, muchos me metieron miedo con la resonancia, que daba claustrofobia, que era terrible, que duelen los odios… una amiga me dijo “yo me relajo tanto que me duermo” así que, como yo también soy algo especial, iba segura que no me molestaría nada para el asunto, y así fue, no alcancé a dormir por que no soy de las que se duermen fácilmente, pero si fue rico, hasta la mini vibración que se hace, era como un masaje en el hombro.

Ya con los resultados en mano y la sentencia escrita… tendinitis del blibliblibli, bursitis blablablaba y leve comienzo de artrosis, leí artrosis y me dio ataque… si yo no soy tan vieja como para tener esas cosas!!!!… el doctor me dijo que era tan poco que no valía la pena preocuparse, pero que había que tratar al manguito rotador. Antiinflamatorios y relajante muscular… que me trancaron más el brazo… ahora apenas podía despegarlo del cuerpo.

Cuando comencé con la kinesiología, la kinesióloga me dijo que estaba haciendo un “hombro congelado” , a causa del dolor que me genera mover el brazo, se comienzan a formar adherencias y fibrosis dentro de la articulación (que hermoso, no (?) ) y que lo unico que puedo hacer es mover el brazo… si, al principio duele mucho, no sube el brazo, no tengo fuerza, pero poco a poco, logro estirar más el brazo y llegar un poco mas arriba y el dolor baja, pero no soy capaz de llegar a estirar o levantar el brazo por completo.

Ayer me tocó control con el traumatólogo… leyó el informe de la kine, me preguntó como estaba y sin chistar me dijo “hay que infiltrar” y yo NO, me miró y me dijo, no te estoy preguntando.. hay que infiltrar… agaché el moño y fui a comprar la receta…. Todos me comentaban que dolería… hasta en la farmacia y la enfermera me dijeron que dolía… no, no dolió, solo el pinchazo, un leve dolorcito tipo sensibilidad en los dientes por frio y ya… incluso yo me reía y le decía al doctor, y esto era?? y ahora mi paleta dulce por no llorar?.

De inmediato el hombro y brazo dejó de doler, pero el movimiento no ha vuelto, se supone que hoy volvería el dolor, pero, no ha vuelto (menos mal) lo que si, tampoco ha vuelto la movilidad… ahora ando con mucho mas cuidado que antes, por que como no me duele, es mas fácil que haga un movimiento brusco y termine haciéndome mas daño del que ya tengo.

El lunes vuelvo al tratamiento kinesiológico (que ahora me salio el doble de caro que el primero, solo por ser la segunda tanda… malditas isapres)… tengo 10 días para mejorar, por que si no se pasa, el siguiente paso es la operación…

UPDATE: Las nuevas kines fueron tremendamente dolorosas. Cómo hice un “hombro congelado” la única manera de soltarlo era tironeándolo y obligando a llegar a los 90º, cosa que es muy simple para cualquiera, pero como estaba yo, me sacaban lágrimas todos los días.
Por suerte, por lo buena que es mi kine, por que fui muy buena paciente y hacia los ejercicios y aguantaba todos los tirones, ya estoy en un 90% de recuperación. Aun hay movimientos que no puedo hacer, pero sigo con los ejercicios todos los días. El doctor me felicitó y me dijo que me salvé de la operación por que estaba pintada para eso.

Así que, niños y niñas…. si tienen alguna molestia, o deben hacerse un tratamiento de kinesiología, aun que salga caro, háganlo, de verdad sirven. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de un año y medio escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.