Rinoplastía y/o Septoplastía por tabique nasal desviado

Desde chiquita que he querido operarme la nariz, a pesar de tener una linda nariz, chiquita, fina y respingada, siempre he querido afinarla más y respingarla, pero, jamás pensé en concretar ese sueño, por que es realmente un gasto innecesario de dinero, para cambiar 1mm de una nariz ya chica? no tiene sentido, ¿verdad?.

Desde hace 1 año y medio, que he estado cambiando mis hábitos alimenticios y deportivos, comencé con Kundalini Yoga, pasé a Hata Yoga, seguí bailando Salsa y ahora, además de todo eso, voy 4 veces a la semana a clases de Zumba, y poco a poco me fui dando cuenta que me costaba respirar, que las pranayamas (respiraciones) me costaban mucho por un orificio nasal. Que en clases de zumba, me daba la puntada en las costillas y tomaba mucha agua entre las coreografías, y que al salir a lugares con aire puro, bostezaba mucho.

Comencé a hilar más fino, y empecé a darme cuenta que estaba cayendo 1 vez al mes con faringitis, que mi puesto de trabajo queda justo debajo de un aire acondicionado que tira un polvillo negro…

Fui al otorrino y el resultado, tengo el tabique nasal desviado y los cornetes grandes (aun no entiendo que es un cornete, pero son unas bolitas que hay dentro de la nariz). Por eso, estoy respirando por la boca, dejando pasar todos los bichos que hay en el aire directo a mi faringe, cayendo con faringitis… cansándome más, y faltándome oxigeno por lo que tiendo a bostezar…

No lo pensé mucho cuando el médico me ofreció la cirugía, fue un SI rotundo. Claro, el tema de pagar es otro cuento, estoy haciendo gimnasia bancaria para poder lograrlo.

Tema aparte, es mi olfato, lo tengo super, pero SUPER sensible… dudo que se relacione una cosa con otra, pero, si ahora tengo superpoderes olfativos, cuando me arreglen el tabique, quedaré oliendo aun más? ojalá que no, realmente se sufre al tener este súper poder y tener que usar el trasporte público, y convivir con personas que, no tienen tan desarrollado el olfato y no se dan cuenta que huelen mal…

La próxima semana entro al pabellón, estoy contenta, ansiosa y algo nerviosa,  ya les contaré como es todo, por mientras, esta es mi última semana de respirar «a medias», de bruxar de día para no respirar por la boca y caer con faringitis, y los ultimos días de andar ridiculamente con una mascarilla en la oficina para no caer contagiada de las gripes que hacen de las suyas entre mis compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 4 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.