Mujeres de 30

Esto me lo enviaron hace tiempo por mail… ayer lo leí denuevo y… algunas cosas tocaron mi corazoncito.

Nota: Es un artícuo Mexicano… asique a traducir lo que no entiendan

Mujeres en busca de pareja: Misión Imposible

Cada vez es más frecuente escuchar a mujeres, que ya han superado los treinta años, quejarse de que no encuentran pareja. Ellas quieren hombres sensibles, considerados y que compartan las responsabilidades. Algunos especialistas aseguran que, desafortunadamente, su búsqueda está condenada al fracaso .Son mujeres atractivas, inteligentes, profesionistas y económicamente independientes. Son exitosas. Pero están solas. Afirman no temer a la soltería pero anhelan una pareja.No obstante, sus relaciones amorosas no funcionan como quisieran. Los hombres que encuentran a su alrededor no parecen poder ofrecerles lo que ellas necesitan. Han llegado a su tercera década de vida seguras de sus metas, desconcertadas sobre cómo alcanzar las correspondientes al ámbito afectivo.


«Estamos cansadas de andar en busca de alguien», comenta Leticia, quien forma parte de Laberinto, un grupo cuyas integrantes son mayores de 30 años, con estudios universitarios y algunas con maestría, tienen en común su deseo de encontrar pareja y también lo complejo que es lograr esta meta.

Quienes conforman Laberinto se consideran inteligentes, cultas, sensibles y «nada feas», eso sí con «muy mala suerte en el amor». Se quejan de que en la actualidad los hombres le rehúyen al compromiso y no pretenden relaciones estables a pesar de que, en su opinión, ellos también se sienten solos y necesitan una compañera. Leticia y sus amigas han recorrido diversos espacios de la Ciudad de México buscando al compañero ideal, pero en la pesquisa sólo han tenido desencuentros: «No nos gusta andar en la colonia Condesa porque no somos darketas; ya nos cansamos de los bares de Polanco llenos de yuppies descerebrados; acudimos a presentaciones de libros y otros eventos culturales, pero el personal masculino que asiste ahí únicamente pretende acostones efímeros».

Ellas desean un compañero que no tema expresar sus sentimientos y emociones. Por ejemplo, llorar si le conmueve alguna película o reconocer que en ocasiones también se siente desamparado, alguien que las escuche, así hablen de la «respiración de los Lamas en el Tíbet o de la teoría de los fractales».

Riendas bien sujetas

María Antonieta Barragán, autora del libro Soltería: elección o circunstancia, escribe sobre una nueva generación de solteras modernas que han logrado desarrollarse personalmente y disfrutar así de independencia económica y social.

La escritora las describe «libres y con las riendas de su historia Personal bien sujetas»; su imagen no corresponde a la que anteriormente se tenía de la solterona fea, amargada e incompleta. «Estas mujeres cuentan con proyectos personales y profesionales ajenos al matrimonio, y eso les permite romper con el esquema tradicional en el que dependían de un hombre y un hogar para ser feliz», relata la periodista, quien es enfática al aclarar que lo anterior no implica que no ambicionen una pareja estable.

No obstante, esa empresa les presenta grandes dificultades porque sus demandas son muy altas, reclaman calidad sexual, compatibilidad intelectual y repartición equitativa de las tareas domésticas. «Quieren un compañero en sentido emocional, afectivo e intelectual, pero la estructura actual de la masculinidad es demasiado rígida para lo que pretenden», señala.

Son tontos, no saben valorar

«Los hombres son unos tontos», dice enfática Itzel Lemus, soltera de 31 años, dedicada a diferentes labores que van desde el diseño de moda hasta la repostería, pasando por las actividades literarias. «No saben valorar las aptitudes ni los sentimientos de sus compañeras».

En su trato con los hombres ha advertido lo que califica como un grave problema masculino: «No saben escuchar, siempre minimizan los problemas femeninos o, en el mejor de los casos, intentan resolverlos, cuando lo que nosotras queremos es alguien que nos escuche y nos comprenda. Pero ellos nos tratan como algo que arreglar».

Asegura que a los hombres actuales les asustan las mujeres como ella: inteligentes, autosuficientes y seguras de sí mismas, «porque no comprenden que ser así no significa que no necesitemos a nuestro lado a alguien que nos abrace y nos demuestre su afecto». Se queja de que los varones son poco expresivos y lo que más les preocupa es la apariencia física de la mujer y no los valores morales e intelectuales.

Para el sexólogo y psicoterapeuta David Barrios Martínez lo expresado por Itzel es una dificultad real que obedece principalmente a la Conformación de la vieja masculinidad: «Los hombres convencionales prefieren a una mujer que se ajuste al estereotipo de la persona que puede ser dominada.

Cuando hay autonomía, inteligencia no reprimida y autosuficiencia económica, tanto los machos tradicionales como los contemporáneos literalmente salen huyendo». El especialista en relaciones de pareja explica que es un miedo Provocado por la educación convencional, ellas deben ser tiernas y emocionales, dispuestas a la entrega amorosa, los verdaderos hombres «tienen que ser lo opuesto». Y esto es precisamente lo que Susana Prado, economista agrícola de 33 años, notaba que faltaba en su anterior relación amorosa, que duró tres años: las muestras de afecto por parte de su pareja.

La investigadora del Colegio de Posgraduados de la Universidad de Chapingo opina que para muchos hombres expresar su cariño los hace ver como seres débiles o los vuelve más susceptibles. «Piensan que ellos tienen que ser los racionales». No obstante, su mayor reproche es que «los hombres no son solidarios, no saben ser amigos de su pareja». «Apoyo, cuidado, lealtad y respeto a mi libertad», responde segura cuando se le pregunta qué espera de un compañero.

Educada bajo un modelo tradicional donde los roles femenino y Masculino estaban completamente definidos, Susana no está cerrada a los nuevos paradigmas de pareja que se están formando debido, en parte, a los terrenos conquistados por las mujeres.

Los especialistas en salud mental coinciden en que en este momento se están gestando nuevos modelos de relaciones de pareja. Barrios Martínez aclara que este fenómeno se circunscribe a lo que podría llamarse clase media ilustrada, ya que los roles de género siguen siendo muy rígidos, en gran medida debido a que los hombres se resisten al cambio, tanto porque perderían sus privilegios como por miedo a la nueva situación.

Especímenes comodinos

La psicóloga Patricia Merlos es contundente: «A estas mujeres los Hombres les quedan chicos». Ya no necesitan que un hombre las valide como mujer.

Más que un proveedor, quieren un compañero, que además de estar a su nivel profesional les dé libertad. «Yo pago, yo mando», dicen. Su capacidad económica les brinda seguridad, por lo que demandan equidad.

La especialista refiere que los hombres se asustan con estas nuevas mujeres, porque no han aprendido a convivir con ellas. «Saben que no funcionan en este modelo inédito de pareja y no entienden las necesidades de las mujeres».

Para Merlos, el problema en las relaciones actuales no es sólo que Ellos no expresen sus sentimientos, es que aunque las mujeres sí tienen claro lo que quieren de un compañero, no lo verbalizan. «A ellas les ha faltado asertividad en la búsqueda».

Mónica Senderos Narváez, de 32 años y responsable del Servicio de Comunicación Interna de Bancomext, coincide en que después de los 30 años se complica encontrar y conservar pareja. Mónica, quien cuenta con un doctorado en problemas socioeconómicos de América Latina, dice que encontrar a una mujer «totalmente independiente» significa una empresa demasiado complicada para algunos hombres, mientras que otros «especímenes comodinos» ven en una profesionista exitosa la forma de vivir despreocupadamente. Para algunos más, el matrimonio es una alianza de negocios donde hay que cumplir una cuota de inversión.

Ella sostiene que no busca al hombre perfecto, pero sí a uno que sea libre y sano mental y físicamente, «que se encuentre en igualdad de circunstancias profesionales, con el que pueda compartir momentos placenteros, así como los problemas y dificultades de la vida en pareja».

La comunicóloga ubica la raíz del conflicto en que ya no se está dispuesto a sacrificar la calidad de vida que han logrado, no obstante reconoce que mujeres como ella, a quienes les gusta consentirse «con placeres como viajes, ropa y cuidado del cuerpo», se enfrentan al deseo de casarse y tener hijos.

Príncipe azul o los hijos

Marta Lamas, autora del libro El género: la construcción simbólica de la diferencia sexual, considera que es precisamente este punto lo que le da otra perspectiva al asunto de encontrar pareja. La antropóloga mexicana explica que la maternidad es un elemento que no puede desvincularse en la problemática de las solteras mayores de treinta: «El anhelo por ser madre puede hacer que ellas bajen su nivel de exigencia».

La especialista en estudios de género dice que en términos históricos Se están modificando las formas amorosas y de reproducción, pero estos procesos de cambio no suceden tan rápido como las mujeres quisieran y deben aprender a reconocer sus necesidades reales y la profundidad del dilema al que se enfrentan: «No se puede tener todo en la vida. Tienen que elegir qué es más importante: encontrar esa pareja liberal progresista o conformarse con un hombre con el que puedan realizar su deseo de ser madres».

Las mujeres, sobre todo las de círculos ilustrados urbanos, se encuentran atrapadas en un doble juego, porque aunque piden honestidad, muchas veces no son capaces de darla y porque hay mucha mistificación respecto a lo que deberían ser los nuevos roles de pareja.

El amor no existe

El psicólogo social Pablo Fernández Christlieb es determinante al mencionar que así como la búsqueda de la felicidad y de la belleza, la búsqueda de la pareja ideal también está condenada al fracaso. «Los matrimonios duraban más cuando se unían por motivos ajenos al amor, que finalmente es una invención histórica. El amor no existe».

El autor, entre otros libros, de La afectividad colectiva, sostiene que a esa edad (los treinta) estas mujeres dicen «ya soy exitosa, ya tengo lana», pero aun así no se sienten satisfechas, y en una especie de honestidad asumen que no pueden irse con cualquier hombre.

En su opinión, un elemento más, causante de la frustración en las relaciones de pareja, es el «papel autosaboteador del feminismo barato» que el mundo masculino ha aprovechado para hacer trabajar a las mujeres.

Que sepa ser hombre

La doctora en Ciencias, Lourdes Arévalo, soltera de 34 años, también culpa a «una liberación femenina mal entendida» de que se hayan distorsionado los roles de pareja y ahora los hombres teman a las responsabilidades maritales.

Ella prefiere un hombre que asuma el papel tradicional, «que sepa ser hombre», esto es, que sea capaz de tomar decisiones y que lleve la responsabilidad del hogar. Afirma que sólo se casaría con alguien que por lo menos iguale su nivel económico.

La investigadora comenta que cuando la mujer absorbe los gastos de su pareja impide que él cumpla con sus responsabilidades. Para ella es contradictorio que las mujeres hayan conquistado espacios laborales pero sigan sometidas en otros aspectos y después se quejen de situaciones que ellas mismas han provocado.

Manifiesto: lo que no queremos las mujeres

Todas las mujeres que suscriben o suscribirían este manifiesto comparten las mismas características: tienen más de treinta años, son profesionistas, independientes, cultas, deseosas de una relación en la que predominen la igualdad y el compromiso en el más amplio de los sentidos; rechazan, por eso, convertirse en paños de lágrimas, en amantes furtivas.

Es cierto que pasados los treinta y tantos, quiza uno, ya no se puede dar el lujo de andar escogiendo, ya no hay muchos ejemplares, aunque no se deshecha la posibilidad de reciclar.

No buscamos un príncipe azul, sino a alguien que tenga una dosis razonable de neurosis, digamos una que se pueda manejar. Alguien que no pase solamente recibos de honorarios sino que quiera el tiempo completo, con derecho a Seguro Social y Afore; con virtudes y defectos, con cicatrices, con miedos pero también con ganas y con faros encendidos, que no sea de teflón.

Alguien que sepa que la vida es un texto que siempre tiene erratas, pero siempre es mejor leerlo acompañado.

11 comentarios sobre “Mujeres de 30

  1. pufff…que temazo….oye Y.. lo lei a saltos. porque muco del tema lo he conversado-pensado con mi otro yo… creo que. esta muy bien planteado y muestra esa realidad de mujeres exitosas. pero solas… y muy solas. el exito es solitario, pero cito_

    «A estas mujeres los Hombres les quedan chicos». Ya no necesitan que un hombre las valide como mujer»

    creo que es una soledad del darse cuenta que el amor como tal deja de existir y lo material es lo que rige los dias. es asumir que la solteria pasa por el amor, y la opcion es mas «contentarse» con la compañia… por eso a un hombre le es mas facil encontrar una compañera dispuesta a seguirlo. a que una mujer pueda pedir lo mismo…el hombre,, yo tambien ,, le cuesta ser el copiloto,siempre quiere estar al volante…

  2. Es larguiiiiiiisimo este reportaje que me enviaron, pero.. es fuerte.

    No concuerdo con todo, no es que a nosotras nos queden chicos los hombres, yo creo que va por el otro lado,ellos nos ven grandes, y no se dan cuenta que en el fondo, si estamos buscando un poquito de cariño.

    Conversando con amigos, me he dado cuenta que les da mucho miedo una mujer independiente, aunque la elogien, en el fondo…. es casi como decir, hey, yo debo mantener aca la cosa…

    Es un tema que da para mucho… se puede tomar de muchas maneras… Yo solo lo publique porque ayer cuando borraba algunos mails añejos, lo vi y me toco algunas fibras del corazón.

  3. Creo que hay una deformación en como se ve el tema. No soy partidiario del concepto hombre/mujer, creo más en el de «personas» que van juntas en la vida, eso de caer en los sexismos esta pasado de moda. Personalmente cuando conozco mujeres independientes y exitosas (de las que menciona el reportaje) las admiro xq han debido subsistir en un mundo sumamente machista. No creo en eso del miedo, xq significaría que entrarías a competir con ellas y esa no es la idea, la idea es compartir.. no???

  4. pero a la larga el exitismo te pasa la cuenta. la sociedad es asi… te insta a tomar la posicion del hombre proveedor, y mina ama de casa….eso en algunos casos varia en un porcentaje, pero la masa de la gente, que no es tan abierta sigue la regla igual….eso no es posible cambiarlo. aunque sea como bajar ls brazos. pero es la dinamica de la sociedad…hoy no hay revoluciones solo evoluciones…nadie opta por los cambios radicales eso.. paso de «moda»…no estoy de acuerdo pero es asi la cosa…

  5. Cuando el amor es mutuo y de similar fuerza (siempre uno ama mas que el otro), puedes lograr una comunion tan estrecha y una entrega tal con la otra persona que, manteniendo las individualidades, pareciera que son una, y todas las intelectualizaciones de los sicologos y «especialistas» en el tema pasan a ser blabla de asado.

    Ahora bien, donde estara ese complemento imperfectamente perfecto??

    Quien sabe…

    Deck.

    P.D.: En mi caso y por casualidad encontre a la mujer de los sueños de toda mi vida, lamentablemente pienso, ella llego o yo llegue algunos años atrasado y en este momento de lo unico que estoy seguro es de la incertidumbre del futuro.

  6. Ella prefiere un hombre que asuma el papel tradicional, «que sepa ser hombre», esto es, que sea capaz de tomar decisiones y que lleve la responsabilidad del hogar. Afirma que sólo se casaría con alguien que por lo menos iguale su nivel económico.

    ¡mujerzuelas innobles, de un egocentrismo delirante, que no pueden suscitar sino una legítima repugnancia. Mezquindad, egoísmo, estupidez arrogante, ausencia completa de sentido moral, incapacidad crónica para amar!

  7. Seok…. tranquilo hombre!!!, estas GENERALIZANDO, como, siempre, tdos tendemos a hacer.

    Si quieres me pongo a hablar pestes de los hombres, de lo machistas, borrachos,,infieles, agresivos, mitomanos, mujeriegos, ingenuos, estupidos… sigo con la lista??.

    Personalmente, y siendo una mujer de 30, me da exactamente lo mismo la plata, yo vivi el «contigo pan y cebolla», aunque fue en realidad, «contigo cafe y pan al desayuno», y nada mas. Puede que muchas opten por asegurarse economicamente, yo, prefiero la seguridad emocional, la plata no importa y asi como llega, asi como se va….

  8. PD: se me olvidaba decir, obviamente tiene que ser hombre, debe ser capaz de arreglar una llave que gotea, de poner un cuadro en la pared con taladro, de arreglar una luz que hace corto circuito… puedo seguir nombrando cosas, pero tambien, debe saber cocinar, debe ser AUTOSUFICIENTE, la pareja son dos, y aunque cada uno tenga un chip de como son los niños y como son las niñas, hoy en dia debemos saber hacer un poquito de cada cosa.

    No se usar taladros, ademas creo que no seria buena idea que usara uno yo (pondria cuadros en todas partes),pero, conosco las partes del motor de un auto, se martillar… jajajaja…. hay que saber de todo un poquito.

    Y de los hombres… que nos quieran, que nos amen… que no tengan miedo de decirlo, de demostrarlo, y de mostrar el lado femenino que TODOS tienen, ese que cuando ven una pelicula solos, lloran… ese….

    Ya… musho por un comment… mejor lo paso a post…

  9. … te falto poner… y un hombre que tenga guaguas y que las amamante también!!

    Pd: pregunta a la autora y a las lectoras del blog: (y hablando en serio) si tienen tan claro qué es lo que buscan, por qué estan solas? no pueden aplicar la misma diligencia con la que juegan a la bolsa a la busqueda del tipo perfecto?

  10. No tengo problema en responder el porque yo estoy sola, pero eso, no lo hago en el blog.

    Por lo general, las que estamos solas, es porque no hemos encontrado a alguien que nos quiera tal cual somos, y si lo hemos encontrado… tal vez no nos dimos cuenta y lo dejamos pasar… no se… lo mio es otro cuento.

  11. quisiera hacer un llamado a esas mujeres exitosas para oir sus comentarios ya que me interesa el tema y daré una conferencia sobre el mismo.
    Cual es su «de ellas «responsabilidad en no encontrar (o si querer encontrar) alguien que las ame y aquien a quien amar?’
    Cual es su «falla».¿qué esta pasando?
    Yo quisiera enfocarme a las mujeres y dejar en paz a los hombres,es decir ,entiendo «que haya hombres que se asusten» o que se sientan mal con una mujer asi…esos , para mi serian pretextos de las mujeres.,o son cuestiones de ellos..
    Lo que busco es ¿que hacen las mujeres para estar solas?
    Mucho agradeceré su participación y además serán invitadas a la conferencia citada.
    Atte,
    Psct. Lis Maurer E

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 5 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.