Mi propia madre….

El domingo, celebrando el cumpleaños de mi mamá, a una de sus amigas se le «escapó» un tema que me cagó toda celebración… y de pasada a mi mamá… y la muy hueona lo comenta, delante mio y muerta de la risa… que manera de cagarla…

Desde hace años, que he tenido gatitas… primero la Coty, que la tuve en 2do o 3ero medio… ella tuvo 2 gatitos, el Nico y el Baco…. no recuerdo bien como ni cuando, pero de a poco se iban los gatos y no volvían… hasta que nos quedamos sin ninguno… ahí, busqué una nueva gatita, la Tito, que era hermosa, estuvo super poco en casa y también desapareció un dia… asi que, nuevamente busqué una nueva gatita, y como mi mamá decía que no quería mas gatos, para que no pudiera decir nada, se la regalé para navidad… la Miga (que ya tiene como 15 años).

Recuerdo que para unas mini vacaciones que tuve a fines del 2000 el Nico, uno de los gatitos, que era un negro exquisito, peludo y regalón mio (bueno… todos lo eran) desapareció, el siempre me esperaba a la entrada del pasaje, y me acompañaba en mi caminata… Me dio mucha pena que no volviera, pensé que se habría enamorado y se perdió… Tiempo después, meses, no recuerdo cuanto, el niño desapareció… pasaron semanas, yo lo buscaba y buscaba y un dia volvió, flaco y cochino…

Siempre tuve miedo que me pasara lo mismo con la Miga, o con la Lula, que cuando vivíamos en Viña, lo hacíamos en un departamento de un primer piso, y yo sufria hasta el punto de ponerme a llorar cuando la Lula se me escapaba por la ventana… una vez salí persiguiéndola en pijama… si, el show que debe haber sido para mis vecinos… Pero por suerte nunca se perdió.

Estábamos el domingo celebrando el cumpleaños de mi mamá, hablando de las gatas, de como la pobre Miga , que está viejita, de los traumas que tiene, por el cambio de casa, por gatos que entran a comerle la comida, y de la vez que mi mamá no encontró nada mejor que mandarla a la peluquería por tener el pelo apermasado y la devolvieron pelada… y salta una de las yeguas de sus amigas, la mas habladora y gritona y garabatera de todas… y dice: «y te acuerdas cuando te llevabas a los gatos al Cajón del Maipo para que se perdieran?» y la vez que uno de los desgraciados volvió?, mi cara se desencajó en medio segundo… mi mamá se mataba de la risa, hasta que cacho mi cara… y lo negaba todo…  pero no, todo me cuadraba… mi propia madre haciendo eso… sin motivo alguno salvo ser mala, querer cagarme la onda o egoísmo… no logro comprender que es lo que puede hacer que una madre le haga eso a su hija…

Y así, cualquier punto a favor que esa señora pudo tener en el ultimo tiempo, lo perdió, y yo vuelvo a ser una guacha sin familia salvo la Lula (y la familia adoptiva que me quiera) :'(

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 5 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.