La mamá chocha


Como todos saben, amo a mi gatita la Lula.El fin de semana pasado, acompañe a un amigo al Jumbo a comprar cositas para picar mientras veríamos un DVD que arrendamos. Y como es costumbre en mi, termine comprando leseras varias.

Una de esas leseras era ropa, y aunque era mi talla me quedaba incomoda, así que el lunes, aprovechando que era feriado, fui a cambiarlo.

Ya ninguno de ustedes se va a extrañar que diga que aparte de cambiar el producto, compre mas cosas, entre eso, un cubo de tela, de esos mismos que hacen las camitas para perros y gatos, con 2 ventanitas redondas para que el gato entre, y con una preciosa tela de Hello Kitty (que me encanta).

Llego a la casa feliz con el regalo para la Lula (bastante carito), y voy a mostrárselo, obvio que no me pesco. Hasta me puse Elvira para ver si se metía a la casita, la agarre de las piernas y cabeza y la metía a presión a la casita, y ella con las patas traseras tratando de salir, me fui con mas de un rasguño esa noche a la cama.

Intente engañarla para que entrara en la casita, nada, al final me resigne a tener un cubo de Hello Kitty en mi dormitorio como adorno.

Anoche, llego la Lula a «nuestra» pieza a dormir, y se me ocurrió jugar con un elástico para el pelo en la casita, y que SORPRESA, se metió a la casita y estaba feliz, se acomodo y durmió un rato,luego se salió, y cuando yo me acosté llego ella, y durmió en su nueva casita.

Lo malo, si, hay algo malo, es que la Miga, encontró entretenida la casita y ahora ella duerme dentro de ella… no se que es lo que puede llegar a pasar si las dos quieren entrar a la casita al mismo momento… UF!!

3 comentarios sobre “La mamá chocha

  1. Posiblemente exista una contraccion del espacio-tiempo actual producto del cruce en un mismo punto y en un mismo momento de tus dos gatas o…

    … que terminen las dos dentro del cubo.

    Me gusta ser alarmista.

  2. Ojalá no sea una gata caprichosa como la nuestra. En el veterinario hay una sección de accesorios…llena de camas, cubos, trepadores, cascabeles, etc etc…y mi gata se pegó con un cubito muy igualito al que compraste, se encaprichó con él, tanto así que decidimos comprarlo (hahah súper kgaos).

    Llegamos a la casa y santo remedio: no lo pescó nunca más. Y ahi está…de adorno desde hace como 1 año.
    :/
    12 lucas botadas en un «adorno».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 5 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.