Histerectomía

Ymode

¿Por que no hacer mas complicado el 2020 de lo que ya es?

El año 2016, escribía sobre los miomas que tenía, y lo tomaba un poco al chiste, si, he tenido miomas desde (que yo sepa el 2002) de vez en cuando molestaban, sobretodo cuando crecían o cuando salía uno nuevo, pero en general, no era de mucha importancia, por que en general los miomas no son muy importantes, claro, cuando crecen mucho y provocan otro tipo de molestias o enfermedades, ahí si que hay que ponerles ojo.

En enero, como todos los años, me hice mis controles anuales, PAP, eco para ver los miomas, mamografía (por antecedentes de cáncer) y la eco que la acompaña, y oh, sorpresa, los miomas ya eran 4 y 2 estaban bastante mas grandes que el año pasado. El doctor me dijo que no valía la pena operar, que no eran tan grandes, y que pronto (de 10 a 15 años) podrían comenzar a desaparecer, asi que me quedé tranquila.

5 meses después, empecé con dolores, metrorragias, dolor de espalda horrible… cuento corto, los miomas se habían duplicado de tamaño, y tenían agrandado el útero y deformado el utero. Mi médico me dijo hay que operar, comprenderán mi cara cuando solo 5 mese antes me habia dicho que no… pero no había nada mas que hacer.

Y así llegó la histerectomía a mi vida. Si, me sacaron el útero completo y las trompas.

¿Cómo es la operación? en mi caso fue via abdominal, por que los miomas ya eran muy grandes para hacerlo de manera laparoscópica, se hace un corte en el abdomen bajo, «inflan» el abdomen, cortan sacan y cosen, afirman y cierran (no tengo idea los términos médicos), 2 días hospitalizada y para la casa.

Tal como en las cesáreas, lo ideal es caminar lo antes posible, y da mucho miedo!!! yo ya veía que me paraba y se me caía un ovario, y si, uno camina como afirmándose la guata, por que queda inflamado por harto tiempo, el doctor me dijo que mi recuperación sería muy rápida y buena, por ser «deportista» y tener poca grasa abdominal, la verdad no fue tan doloroso como me habían dicho que era, no se si mi umbral del dolor es demasiado alto (y ya estaba acostumbrada a los dolores por los miomas) o realmente no es tan doloroso, y por supuesto que seguí todos los consejos que me dio el médico, partiendo por el más difícil «no te puedes agachar a limpiar las cajas de arena de los gatos» y su consecuencia, como dormir sin que el gato se suba a tu guata… este lo logré rodeándome de cojines, el dato me lo dio una conocida ¡y funciona!

Algo que me llamó la atención cuando estaba en la clínica, es que una de las enfermeras se había operado de lo mismo hace poco, así que me podía hablar desde su propia experiencia y no desde la teoría, y me dijo, cada día sentirás que vas mejorando, cada día hay grandes diferencias, y es verdad, todos los días era mucho menos «dolor», menos molestias, mas avances, hay cambios obvios en mi vida, y hay cambios que tendré que aprender a vivir con ellos, como por ejemplo, nunca mas podré levantar pesos pesados (entrenando), creo que hay un par de ejercicios que tampoco se pueden hacer (abdominales), y claro, como estamos en pandemia, y estoy recien operada, tengo prohibidas las visitas, porque lo peor que podría pasarme es contagiarme de Covid, por suerte en esto no tengo problemas y he estado de lo mejor sola en casa con los gatos.

¿Cómo sigue esto? en algún momento buscaré un kinesiologo para aprender a fortalecer el core antes de ponerme a entrenar otra vez, aprender a hacer los ejercicios sin dañar el piso pélvico que quedó amarrado con hilitos, y a seguir con la vida, sin dolores, sin anemia y sin útero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: