El niño de la micro

Esta es una historia real, me pasó hoy en la micro, y me dejo pensando en que siempre hay alguien que puede estar peor que tu, y que siempre va a agradecer algun gesto de atención.

Hoy, cansada, mientras hacia la fila para subir a la micro, la persona que estaba detras mio (hombre) llama por telefono a su pareja/polola, y era extremadamente tierno con ella…. «hola amorcito, mi princesa, cuidese porfavor, descanse para que no se estrese mas, hasta que dice palabras que me dejaron helada…. «ha ido alguien a verla hoy?, el doctor que dice?, no la dejan tener visitas?… hasta ante de esas palabras yo casi pensaba pucha el tipo arrastrado, pero despues de escuchar eso, se me apretujo el corazón.

Un par de micros después (y no mucho tiempo, por suerte), me subo a la micro, y me siento al lado de la ventana, lugar que me gusta, asi no me pasan a llevar los que van en el pasillo, aunque corro el riego que se siente una vieja o viejo guatón y me deje hecha estampilla (cosa que me ha pasado mas de una vez).Y a mi lado se sienta este personaje que había estado hablando por telefono. Un tipo joven, bien vestido, con camisa y corbata (no se veia «disfrazado», como suelen verse algunos que nunca usan terno), y comienza el viaje de la micro.

Unos minutos después, siento que este tipo iba respirando un poco mas fuerte, y tenia puesta la mano en los ojos, asi como cuando uno tiene jaqueca y se tapa los ojos con la mano. Rato después, sigue así y se saca los lentes (ópticos), y escucho un casi «sorbeteo» de mocos. No aguante y lo mire, y me di cuenta que el pobre iba llorando.

Ahi si que se me apretó y re-apretó el corazón!… de inmediato pense, pucha, el anda mas triste que yo, porque al menos, no me pongo a llorar en la micro (aun). Y como soy una chica preparada, saque mis pañuelitos desechables y le ofrecí uno. El me lo agradeció, se puso unos audífonos y se concentro en no seguir llorando.  Quise darle alguna palabra… algo que lo calmara… pero no supe que decir…

Cuando me paré para bajarme, me miro y me dijo gracias, yo lo mire y le sonreí.

Tipos como él ya casi no existen. Ojala que su polola se recupere pronto.

2 comentarios sobre “El niño de la micro

  1. Tipos como el si existen.

    Lo que sucede es que la mayoria son «low profile» y dentro de la vertiginosa vida que vive cada uno, son pocos los que se detienen a darse cuenta de esos detalles. Tu solo estuviste en el momento y en el lugar correcto para verlo, pero no quiere decir que sea el unico.

    A veces solo basta detenerse unos pocos minutos al dia para darse cuenta de la cantidad de cosas que suceden a nuestro alrededor y que pasamos por alto. Y eso tambien pasa con las personas. A veces solo hace falta un minimo de interes por el otro para descubrir algo que nos llame la atencion, nos sorprenda e incluso nos agrade.

    En un mundo donde «lo que aparentas es como te tratan», no es facil mirar mas alla de las apariencias (o «mas alla de lo evidente» como diria Leon-o), pero se puede.

    Y terminas descubriendo «la persona» debajo de esa ropa, ese pelo, ese modo de ser, esa apariencia.

    Ya… me fui en la profunda y se supone que este es un blog «Light», jajajajaja (o «pelo-light»)

    😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene más de 5 años escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.