Datos prácticos: Amsterdam

La segunda ciudad que visitamos fue Amsterdam. Hermosa, pero debes estar muy atento por donde caminas, sus calles son todas iguales, circulares, con puentes… es fácil perderse, yo juro que pasé siempre por la misma esquina al recorrer el centro histórico.

Holanda, tiene también el sistema de compra de tickets para transporte público por uno o más días. Acá se valida al subir y bajar del tranvía, bus o tren, y algo muy importante, si quieres bajar del tranvía, debes apretar el botoncito que se ilumina en la puerta, así se abre.

Otro punto importante, es no tomar fotos a las vitrinas del barrio rojo, se enojan las chiquillas (salvo hables con ella y llegues a algún acuerdo), y si o si debes recorrerlo y entrar a las tiendas, son cosas que no se ven en latinoamérica.

¿Que ver? lo típico, los canales, el barrio rojo, el mercado de las flores, sus cientos de museos, el I amsterdam, los coffee shops y si puedes salir un poco del centro, anda al castillo de Muiderslot, que queda a una media hora en bus. Es realmente hermoso y es un castillo medieval de verdad (pero no de princesas).

No puedes dejar de comprar queso, tienen muchas variedades, quesos con pesto verde y rojo (albahaca o tomate) quesos con especies, con ají, de vaca, de cabra, de lo que quieras, sus quesos son increíbles!!.

Me llamó mucho la atención, ver que el fin de semana, se llenaba de (más) extranjeros, que iban a celebrar sus despedidas de solteros, hombres o mujeres, en grupos, disfrazados, cantando y bebiendo en las calles, parece que es tradición despedirse de la soltería así por esos lados.

¿Qué comer? Queso, queso, queso!!. Venden waffles y crepes con Nutella en todas partes, también tienen papas fritas al estilo Belga (deben comerlas con alguna salsa, si no, no tienen gracia).

Que fue lo más freeky que vi? no, no las chicas en las vitrinas (y algunos estoy segura que eran chicos muy bien operados) lo más raro que vi, eran meaderos en la calle, una especie de tubo en espiral, por donde entras y haces lo tuyo… solo para hombres… el tubo es abierto por abajo, así que se ve caer el aguita… y se huele…

Amsterdam, además de sus quesos, tulipanes y canales, tenía muchos gatitos, cosa que obviamente, me encantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: Este post tiene 10 meses escrito. Deberías revisar si hay nueva información sobre este post, puede que tu comentario esté de más.